viernes, 10 de enero de 2014

Batalla de Tamames 18-10-1809 by Josep Noguerol





Orden de Batalla español

Ejercito de la Izquierda - Duque del Parque CinC -1
            General Mendizábal
            División de vanguardia línea Conscriptos 12/10/7 sk-
División línea Conscriptos 12/10/7 sk-
División línea Conscriptos 12/10/7 sk-
División línea Conscriptos 12/10/7 sk-
División línea Conscriptos 9/8/5 sk-
Brigada de caballería Conscriptos 6/5/4 LC
2 baterías a pié media, 1 batería a pié ligera, 1 batería a caballo ligera.

Notas para el bando español

Graves pérdidas: 15.
Toda la infantería española es pobre disciplina de fuego y orden linear.
CinC es líder carismático con un resultado de 1.
El general Mendizábal es el segundo al mando. Puede comandar cualquier unidad a 12" sólo si Del Parque no está a 12" de la unidad. Es carismático con un resultado de 1.

Orden de Batalla Francés

VI cuerpo francés – Marchand CinC -1
            1a Brigada ligera Regulares 8/6/4 sk
            2a Brigada línea Regulares 8/6/4 sk
            Batería a pié media
2a División Mathieu
1a Brigada línea Regulares 7/5/4 sk
2a Brigada línea Regulares 5/4/3 sk
Batería a pié media
Brigada de Caballería regular 7/5/4 HC

Notas para el bando francés

Graves pérdidas: 11.
La infantería francesa es de orden mixto.
Líderes carismáticos con un resultado de 1 ó de 2.

Partida entre Salva (bando francés) y Gabi (bando español) del escenario para AoE2 de la batalla de Tamames (18-10-1808). Tablero de 180 x 120 cm. Asistencia de Toni y Jose como Master y Ayudante de Campo español, respectivamente.

EL DESPLIEGUE

El bando español despliega primero con una brigada en el pequeño pueblo de Tamames y el resto del ejército en las montañas detrás. Tres batería aparecen ya desplegadas en las primeras elevaciones a ambos lados de la población. Una brigada de infantería y una batería acaban de entrar de refuerzo por la carretera entre las montañas.


El ejército francés despliega en línea frente al pueblo, cuatro brigadas de infantería apoyadas por una de caballería y dos baterías de artillería.


El ejército español es todo conscripto, recién encuadrado, mientras que las tropas francesas, en inferioridad de efectivos y de artillería, son regulares con experiencia, y su caballería, pesada.

LA MANIOBRA

La primera iniciativa la gana el español, que avanza la artillería de refuerzo por el camino a través de su caballería (que no ha podido mover), en dirección a Tamames. La infantería que le acompaña, en cambio, la rodea por su izquierda.

El resto de unidades o no han podido o no han querido mover.

Por su parte, los franceses avanzan toda la línea hacia el pueblo, tal y como han desplegado. El centro y la caballería han podido mover más y mejor, mientras que su flanco izquierdo ha quedado algo retrasado.

La situación, después del primer turno de ambos bandos, es la siguiente:


En el segundo turno, en previsión del asalto francés, los españoles acercan y emplazan a ambos lados de la población a su artillería, mientras que sitúan la brigada de refuerzo detrás suyo. Todo el resto de la infantería ha podido mover y avanzar la línea a ambos lados del pueblo, sin abandonar la posición elevada en su mayor parte. También han recolocado a su caballería en un lugar más idóneo para intervenir si fuera necesario. Queda el ejército español pués, listo para recibir la carga francesa que en primer lugar contactará por el centro.

Por su parte, los franceses apenas han podido alinear las dos brigadas que frente al pueblo van a asaltarlo de forma conveniente, y han retrasado algo su caballería para no exponerla innecesariamente mientras mantiene la protección de su artillería que poco a poco va avanzando hasta situarse en posición de disparo más cerca del enemigo.

La situación, al final del segundo turno de ambos contendientes, es la siguiente:


EL ASALTO

Y finalmente, ya en el tercer turno, el francés se lanza al asalto de Tamames, con tan buena fortuna y tanto empuje que desaloja a los españoles prácticamente aniquilando a la brigada que lo guarnecía y poniéndola en fuga por la carretera en dirección contraria al asalto, e incluso superando los edificios en su persecución.

El resto de las unidades francesas han realizado ligeros progesos hacia el enemigo sin acabar de intervenir.


La respuesta española consiste en enfrentar a las victoriosas brigadas perseguidoras con los refuerzos que, apostados detrás del pueblo, se encontraban justamente en situación de apoyo.

Dos baterías de artillería completan esta segunda línea española por la derecha, mientras que la artillería de la izquierda pierde una batería que es puesta en fuga y mantiene otra batería en posición.


Del resto del ejército español sólo la caballería puede acercarse a la acción desde la zona más alta de la colina detrás de Tamames, y la brigada de infantería del extremo derecho ha realizado un avance significativo comenzando a amenazar, casi ya en el llano, el flanco izquierdo francés.


Intentando explotar el éxito del asalto sobre Tamames, todo el ejército francés avanza, en mayor o menor medida, hacia las colinas buscando el enfrentamiento. Por la izquierda, en apoyo a las brigadas centrales, y en la derecha, muy moderadamente, intentando aproximar la artillería para que sea efectiva, vigilada muy de cerca por su caballería pesada, que la protege, amenazando y fijando, de paso, todo el flanco izquierdo español.

EL CENIT

Los franceses acaban por asegurar sus logros y se replegan sobre el pueblo, guarneciéndose en él, buscando crear una línea a derecha e izquierda.

Los españoles, por su parte, no consiguen imponerse. Una carga de caballería desde las colinas (que no aparece en la imagen) es repelida por la caballería y la artillería francesas de su derecha. La caballería española prácticamente deja de existir. El resto del ejército español apenas consigue mantener sus posiciones, amenazando la izquierda francesa y el pueblo.


En el siguiente turno, el bando español apenas consigue adelantar una brigada de su derecha, completando la línea y fijando el frente, y recolocar sus artillerías. En este momento podemos adivinar que los mandos españoles deliberan sobre las órdenes que deben emitir: mantenerse, asaltar, o envolver, ¡he aquí la cuestión!.


ULTIMA OPORTUNIDAD

Finalmente se decantan por envolver. El centro francés es demasiado sólido, y cierta superioridad española permite intentar un avance de los flancos buscando rodear a los franceses por ambos extremos.


De hecho, inicialmente el avance tiene éxito y la brigada más a la izquierda francesa recula, perdiendo incluso una de sus bases. Por la izquierda española, sus tropas bisoñas consiguen al menos posicionarse debidamente y plantarse frente a la caballería pesada francesa, listos para disparar, adelantando muy convenientemente su mitad izquierda para enfilar de lado a la caballería.

Si el disparo tiene éxito, la caballería podría retirarse y la artillería quedar al alcance de la infantería española de ese flanco, poniendo a los franceses en general y a las brigadas situadas en el pueblo en particular, en una situación más que delicada.

En el centro se mantiene la situación, reforzándose la línea española frente a Tamames con una batería de artillería que se ha reorganizado desde las colinas.

LOS FRANCESES AGUANTAN

Demasiado bonito para ser verdad. La caballería francesa se ha mantenido, y por tanto los españoles en su frente deben replegarse evitando el riesgo de ser arrollados por una combinación de carga de caballería y disparos de artillería.


Por la derecha española la situación no es mucho mejor. Los franceses han recompuesto su línea y ahora pivota desde el pueblo hacia la izquierda en oblícuo, permitiéndoles enfrentar en buen orden cualquier acción de los españoles por ese lado.


Los españoles ahora tienen sus líneas descompuestas, con su flanco izquierdo replegándose y buscando la protección de las colinas, y su flanco derecho intentando no sólo mantenerse, sino la forma de atacar y vencer a la izquierda francesa y equilibrar así la partida. No nos engañemos. A pesar de que prácticamente les doblan en número, la calidad y posición de los franceses les hace muy difíciles de superar.

COMPASES FINALES


La situación a partir de ahora no permitirá a los españoles cobrar ninguna ventaja. Ni por su derecha, donde apenas consiguen retrasar una brigada francesa, y acaban batiéndose en retirada ante su empuje, en buen orden, eso sí. Ni por su centro, donde no se plantean la posibilidad de desalojar el pueblo. Ni por supuesto por su izquierda, en donde buscan la distancia de los franceses y la ventaja de las alturas de las colinas.


Y aquí dimos por terminada la partida, entre otras cosas porque los españoles habían alcanzado su punto de ruptura y no les era factible más que una más o menos honorable retirada.

Los franceses quedan dueños del pueblo y sólo nos quedó por saber si iniciaron la persecución de las tropas españolas o permanecieron en el lugar, recuperándose de la batalla.

Y para finalizar, un enlace de la reseña que el amigo Salva ha realizado desde su punto de vista (francés) de la partida,…



4 comentarios:

Fjordi dijo...

No me gustan las miniaturas pero esta entrada está currada, Josep.

Makarren dijo...

Ya nos lo mandaste por correo pero este pedazo de reseña de la partida no podía quedarse en privado. Enhorabuena y gracias por el enlace a mi blog.

Anónimo dijo...

A mí me sigue gustando más el cartón que el plomo, pero entre el buen hacer de Toni y este tipo de crónicas, si no juego más es porque no tengo más tiempo para tanta cosa.... Enhorabuena por la crónica!

Anónimo dijo...

El "anónimo" de antes es un servidor, conocido como Hill o Viscount Hill en los ambientes..

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...