domingo, 2 de septiembre de 2012

El placer de jugar a Wargames

Antes de nada ¿Que es un Wargame? Es un tema que he visto salir a debate en varios foros y en ninguno de ellos logró aclararse el criterio. La parte central está clara: se trata de juegos de simulación de conflictos bélicos. La discrepancia comienza a la hora de aclarar los términos que contiene: ¿Hasta donde puede ser considerado un juego una simulación? ¿A partir de que punto no es más que un mero divertimento ambientado en un tema bélico?  Y, es más, ¿Qué es un conflicto bélico? ¿Lo es la guerra fría? ¿Y las guerras imaginarias contra extraterrestes o seres fantásticos? En definitiva, la definición basa en la tolerancia al rigor histórico que tiene cada cual.


Dentro de las corrientes de pensamiento para determinar que es un wargame, tal vez yo sea del sector más "purista". Y, dentro de los juegos que considero wargames, son pocos los que me llegan a gustar de verdad. Sí, he de reconocer que tengo un gusto exigente en wargames, muchas veces para decepción de quien te enseña con toda su ilusión el nuevo juego que se ha comprado.
El motivo creo que se debe a que empecé jugando, hace muchos, muchos años, a wargames que me aportaban ciertas sensaciones. Aun hoy todavía busco recrear esas sensaciones y aquellos juegos que no me la dan me, decepcionan. ¿De qué sensaciones estamos hablando? De las siguientes:

- Jugar a una simulación: Ver que en el tablero se reproduce fielmente un conflicto y que, gracias al juego, no sólo lo conozco, si no que lo comprendo. Para un aficionado a la historia es algo placentero en si mismo. 


- Divertimento matemático: Puedo pasarme una hora pensando la jugada, examinando las posibilidades sobre el tablero…Entonces descubro tres o cuatro posibles planes de batalla, escojo uno, sopeso sus riesgos y oportunidades, le asigno las tropas necesarias y luego la lanzo la operación. A veces las cosas salen bien, a veces no, pero es bello contemplar cómo mis ejércitos se despliegan siguiendo el plan previsto, creando una perfecta coreografía de divisiones y cuerpos donde cada ficha encuentra su lugar de tal modo que, al final, no falta ninguna, no sobra ninguna.

- La narrativa: A medida que evoluciona la partida es como si la historia transcurriera ante mis ojos. Al acabar podría explicarla en términos de mapas, fechas y eventos, sin hablar en ningún momento de fichas o jugadas. Una buena partida es como una buena novela.

- La imaginación: Algunas veces, sobre todo cuando era más joven, llego a identificarme con el personaje que represento en el juego y a sentir lo que imagino que sentiría él en ese momento. La euforia de la victoria, el abatimiento de la derrota, la melancolía de llevar a cabo una resistencia tan inútil como obligada. En esos casos, cuando lanzo los dados en un ataque y el resultado es "atacante pierde una ficha y las demás se retiran", veo a mis tanques ardiendo en una lejana estepa y al resto de mis soldados huyendo de forma apresurada. Y, consternado por la noticia, como general ya me encuentro cabilando qué implicaciones tiene la derrota y qué debo hacer para sobreponerme a ella.


- La buena compañía: Ninguna partida es completa si quien está delante no es un amigo con el que se puedan intercambiar comentarios, bromas y algún que otro desafío. La sensación de estar compartiendo algo y, al mismo tiempo, creándolo entre los dos. Al fin y al cabo, el adversario es el componente más importante de cualquier juego.


 Espero que esto ayude a comprender a nuestros familiares y amigos porqué somos capaces de pasarnos tantas horas enfrascados delante de un tablero.




3 comentarios:

Fjordi dijo...

Excelente aporte, Adolfo. Has explicado de forma muy elegante cómo esto va más allá de unas fichas de cartón. Cosas como las que comentas son las que hacen grande a esta afición.

Silverman dijo...

Concisa y acertada descripción de las sensaciones que debe dar un wargueim. Gracias Maestro.

Ivan Prat dijo...

Es una cosa muy sorprendente que los wargames produzcan sensaciones. Podría ser más propio de los juegos de rol donde hay interpretación, pero también creo como tu, que los wargames bien diseñados deben proporcionar sensaciones parecidas a las que tuvieron los protagonistas del conflicto.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...